Publicado en apoyo psicológico por: Gemma Asarbai el 17-09-2012 archivado en Síndromes

 
 
Síndrome de Kleine-Levin

 


El Síndrome de Kleine-Levin (KLS), también denominado Síndrome de la Bella Durmiente, es una enfermedad poco frecuente de tipo neurológico que se caracteriza por episodios, de días o semanas de duración, en los que el paciente afectado presenta somnolencia excesiva y periodos de sueño prolongado de, como mínimo, 18 horas diarias (hipersomnia).

Los afectados por KLS suelen dormir todo el día y noche, despertando sólo breves periodos para comer e ir al baño. Mientras se está despierto, la persona presenta poca energía y emoción, además, son incapaces de comunicarse.

Se recomienda que los familiares y/o cuidadores despierten al afectado para que pueda ir al baño y trate de comer.

Otras manifestaciones incluyen una sobrealimentación compulsiva (puesto que al estar tantas horas sin comer, cuando despiertas la ingesta es exagerada), ataques periódicos de hipersomnia, hiperfagia, hipersexualidad, irritabilidad, apatía, conducta sexual desinhibida, deterioro de las capacidades mentales, desorientación, agresividad e, incluso, alucinaciones.

Después de las crisis, el comportamiento y las capacidades mentales vuelven a la normalidad, aunque a veces existe amnesia tras el ataque y no se recuerda nada de lo sucedido.

El afectado puede presentar largos periodos de meses o años completamente libre de cualquier síntoma.

El síndrome de Kleine-Levin es una enfermedad muy poco frecuente y probablemente infradiagnosticado, que aparece sin causa aparente y afecta sobre todo, a adolescentes, la edad media de aparición son los 15 años y es más habitual en los varones, aunque también se presenta en mujeres. Su desarrollo es espontáneo y usualmente benigno.

Se desconoce la causa exacta, aunque existen varias teorías para explicar su origen, entre ellas las más aceptadas son la posible existencia de una disfunción cerebral a nivel del diencéfalo y el hipotálamo, un trastorno en el metabolismo de neurotransmisores como la serotonina, o fenómenos autoinmunes tras un cuadro infeccioso. Aunque su etiología y patogénesis siguen siendo desconocidas, basándose su diagnóstico en el cuadro clínico. Su tratamiento es sintomático, desempeñando un papel importante el Carbonato de Litio como tratamiento preventivo.

El nombre del síndrome proviene de los médicos Willi Kleine y Max Levin que estudiaron a pacientes afectados en los años 1925 y 1936.

 
 
 
 
 
 
Publicado por:
es
 
 

none
Terapia Online
none
Terapia
none

Colaboradores
none
Neurofit
none
Colaboradores
none
none