Publicado en apoyo psicológico por: Gemma Asarbai el 06-01-2013 archivado en Filias

 
 
Frotismo o Froteurismo

 


El Frotismo, también conocido como Froteurismo, es una parafilia consistente en la excitación erótica mediante el rozamiento del órgano genital (u otra parte del cuerpo) con el cuerpo de otra persona sin su consentimiento.

Este término proviene del francés "Frotteurisme" o "frotter", que significa rozar o frotar.

El frotista (frotteurista o froteurista) actúa en lugares públicos y abarrotados como transportes urbanos (metro y autobuses), puesto que las frecuentes paradas de estos medios de transporte facilitan la huida o el escape del frotteurista en el caso de que la víctima proteste por los hechos; calles concurridas; conciertos o discotecas, sin que, generalmente, la víctima se dé cuenta.

Estas personas pueden tener pareja y llevar una vida sexual normal o ser esta práctica el único medio de expresar su sexualidad.

Al igual que en el voyeurismo, esta conducta no es, normalmente, precedente de una actividad sexual posterior, es decir, no es el comienzo de un encuentro sexual con la otra persona, puesto que, muchas veces puede no darse ni cuenta

Por lo general, tras la práctica frotista, el individuo únicamente suele masturbarse recordando la escena. Este comportamiento, que suele tener un carácter pasajero, afecta sobre todo a hombres tímidos que tienen problemas para encontrar pareja o lograr encuentros sexuales y la edad de aparición suele oscilar entre los quince a veinticinco años, decayendo posteriormente. En ocasiones este comportamiento puede ser debido a algún tipo de problema psicológico.

Las parafilias consisten en comportamientos donde no se logra el placer sexual a través del coito, sino con otra actividad. Dependiendo de la sociedad, pueden existir parafilias que no son consideradas como tal, como el sexo oral o la masturbación.

En algunas sociedades el frotismo es considerado un delito menor.

El frotteurismo requiere tratamiento clínico cuando es un comportamiento compulsivo y reiterado, llevado a cabo durante más de seis meses y que interfiere con la vida normal del individuo.

Esta parafilia requiere terapia psicológica en la cual se buscará encontrar la raíz del comportamiento y lograr que la persona cambie la manera de expresar su sexualidad.

 
 
 
 
 
 
Publicado por:
es
 
 

none
Terapia Online
none
Terapia
none

Colaboradores
none
Neurofit
none
Colaboradores
none
none