Publicado en apoyo psicológico por: Gemma Asarbai el 22-02-2012 archivado en Fobias

 
 
Aerofobia

 


La aerofobia o miedo a volar es el temor o fobia a volar en aviones. Se puede considerar una fobia por sí misma o, una manifestación de una o más fobias, como la claustrofobia (miedo a los espacios cerrados) o acrofobia (miedo irracional e irreprimible a las alturas).

Esta fobia recibe más atención que la mayoría de ellas, puesto que los viajes en avión son, a menudo, difíciles a evitar, sobre todo, los referentes a viajes de trabajo o profesionales. Además, este tipo de fobia es extendida, afectando a una minoría significante de la población.

El miedo a volar, además de perjudicar en lo profesional, puede ser un gran impedimento a la hora de desplazarse, bien por vacaciones o, visitas familiares.

El transporte aéreo es uno de los medios que más ansiedad producen y cuando esta ansiedad alcance un nivel que afecta a la capacidad de una persona para volar, se convierte en aerofobia.

Consejos para Reducir la Ansiedad producida por Volar:

- Intentar caminar 30 minutos diarios, aumentar las horas de sueño, disminuir los cigarrillos, el café, el alcohol, etc.

- Dejar libres las 24 horas previas al vuelo, con el equipaje preparado.

- Si es posible, darse un masaje con un baño de inmersión el día del vuelo, con el objetivo de llegar descansado al avión.

- Comer hidratos de carbono (pastas, pizza, arroz, dulces...), tres horas antes de volar y caramelos durante el vuelo, ya que estimulan el sueño y calman la ansiedad.

- Comer poco en el avión y, si se desea beber alcohol, ingerir, únicamente, una copa, puesto que el exceso prolonga el jet-lag.

- Ingerir un vaso de agua por cada hora de vuelo (por el aire seco de la cabina y para diluir la adrenalina circulante en sangre).

- Tomar una aspirina cada 12 horas. Si existen antecedentes de gastritis, la aspirina debe ser con protección gástrica. Previene el famoso Síndrome de la Clase Turista (trombosis en los miembros inferiores).

- Mover la piernas e intentar caminar durante el vuelo, para evitar la congestión venosa debido a la falta de espacio y la presurización de la cabina.

- Evitar usar gafas y maquillaje.

- Escuchar música que ayude a relajar.

- Proveerse de la mejor distracción posible (libros, revistas, manualidades, etc).

- Utilizar ropa holgada y, preferiblemente de algodón. Zapatos sin tacón, acordonados y con suela de goma o zapatillas.

- Ir al baño antes de abordar el avión, puesto que, una vez dentro del avión, pueden tardar bastantes minutos en permitir desabrocharse los cinturones.

- Dejar, bajo el asiento, un bolso pequeño con todo lo necesario (chicles para destapar los oídos, perfume, agua, cuello inflable para una mayor comodidad, etc).

- En caso de presentarse turbulencias, colocar la almohada, la manta o un abrigo doblado sobre el abdomen y ajustar fuertemente el cinturón de seguridad para disminuir la sensación desagradable de los movimientos gravitatorios y antigravitatorios.

- La fila de emergencia, aunque implica responsabilidad, es la más cómoda. Conviene sentarse del ala hacia delante, donde los movimientos y los ruidos son un poco menores.

- Si se encuentra ansioso, llame a la auxiliar, comunique su situación y que puede requerirla para pedir ayuda o información.

- Si algún ruido o maniobra lo sorprende, pregunte.

- Si se encuentra ansieso, controle su relajación, es decir, cuente sus respiraciones, intente enlentecer el ritmo, haga pausas entre inspiración y espiración, es importante que el tiempo de salida del aire sea mayor que el de entrada. La respiración debe ser abdominal y costal superior.
También puede practicar ejercicios de relajación o visualización.




 
 
 
 
 
 
Publicado por:
es
 
 

none
Terapia Online
none
Terapia
none

Colaboradores
none
Neurofit
none
Colaboradores
none
none