Publicado en apoyo psicológico por: Gemma Asarbai el 12-01-2012 archivado en Definiciones y Conceptos

 
 
Trastornos Psicomotores

 


Es un desorden, una desorganización y una perturbación, que altera el funcionamiento del cuerpo del niño en lo real, simbólico e imaginario.

Por lo tanto, afecta su vida de relación, su accionar, su aprendizaje y su conducta.

Por este motivo, es importante intervenir lo antes posible para que no afecte demasiado en la vida del niño.

Agitación psicomotora:

Se podría decir que es una alteración del comportamiento motor, como una forma de hiperactividad motora. Es decir, mediante una sucesión de gestos, movimientos y conductas realizados de modo rápido y sin ningún objetivo claro.

Los síntomas más frecuentes son:

­- Hiperactividad psíquica y motora.
­- Inhibición verbal.
­- Estados de ánimo predominantemente ansioso, colérico o eufórico.
­- Potencial agresivo hacia sí mismo y hacia los demás
­- Trastornos de conciencia de tipo confusional
­- Fuga de ideas con disminución de la capacidad de atención.

Se distinguen tres tipos de agitación psicomotora:

­1) Agitación reactiva: consecuencia de una determinada situación de tensión y esa situación puede ser real o imaginaria.

2) Agitaciones en trastornos orgánicos – cerebrales: sí que ha habido daño o alteración cerebral, y se produce en epilepsias, en el delirium tremens, como consecuencia de ciertos accidentes cerebrales o traumatismos craneoencefálicos.
La agitación en estos cuadros es prácticamente constante y durante los mismos suele existir un predominio de trastornos de conciencia secundarios a la causa orgánica y asociados a la agitación motora.

­3) Agitaciones psicóticas: son propias de los cuadros esquizofrénicos o maníacos.


Estupor:

Es lo contrario de la agitación. Es un síndrome e inhibición o retardo psicomotor y puede ser consecuencia de un miedo interno o externo. Se caracteriza por un estado de conciencia en el que predomina una ausencia (acinesia) o reducción (hipocinesia) de las respuestas.

El sujeto se queda inmóvil, inexpresivo, generalmente rígido y con la ausencia de reacción ante los estímulos externos. No hay disminución del nivel de conciencia y el sujeto tiene memoria de lo ocurrido.

Es un trastorno que puede durar mucho tiempo. Suele ser frecuente que después de un periodo de estupor, y cuando este finaliza se produzca un episodio de agitación.

El individuo permanece indiferente, ajeno o distante del medio que le rodea. La manifestación más relevante es la ausencia de las funciones de relación, con una paralización absoluta del cuerpo y con un mutismo que puede durar desde unos instantes hasta semanas. El individuo, para salir de ese estado, requiere una estimulación intensa y repetida.

Se pueden distinguir distintos tipos de estupor:
­
- Estupor reactivo: reacción a algo importante para la persona y en lugar de actuar con agitación, reacciona con paralización. Son respuestas adaptativas de la especie.

­- Estupor depresivo: aparece en las depresiones, la persona prácticamente está sin moverse, hay inhibición motora, sentimientos de culpa...

­- Estupor catatónico: respuesta de paralización que aparece en la esquizofrenia catatónica. Se produce
rigidez del cuerpo y quietud psicomotora.
­
- Estupor patológico o neurológico: propio de algún tipo de enfermedad neurológica como epilepsia, intoxicación por sustancias...

Temblores:

Son movimientos musculares oscilatorios, en torno a un punto fijo del cuerpo, en forma de sacudidas involuntarias, rítmicas y rápidas. Las sacudidas se producen por contracciones alternantes de grupos de músculos agonistas y antagonistas. Los temblores se manifiestan, principalmente en la cabeza, cara, lengua y extremidades (sobre todo las superiores).

Los temblores se agrupan en las tres categorías siguientes:
­
- Temblores de reposo: consisten en movimientos de corto recorrido con oscilaciones finas y rápidas de las extremidades distales de los dedos. Suelen desaparecer o atenuarse con control voluntario o cuando el sujeto inicia alguna actividad intencional.
Por su frecuente asociación con la enfermedad de parkinson, a los temblores de reposo se los denominan también temblores parkinsonianos, aunque también se manifiestan en la encefalopatia de Wernicke – Korsakoff, en las intoxicaciones etílicas o anfetamínicas y en los tratamientos prolongados con ciertos psicofármacos.

­- Temblores posturales: son propias de determinadas posturas. Aparecen cuando la persona realiza alguna actividad. Y cuando para realizar esa actividad necesita tener una postura forzada. Se observa en el delirium tremens y en algunos cuadros neurológicos.

­- Temblores intencionales: consisten en sacudidas que aparecen durante los movimientos voluntarios. Son de mayor amplitud y menor frecuencia que los temblores posturales. Afectan a partes más amplias del cuerpo. Estos temblores se presentan en: las crisis de ansiedad, en la esclerosis múltiple, en las enfermedades de Hartnup y Wilson...

Convulsiones:

Son movimientos musculares en forma de contracciones violentas e incontrolables de la musculatura voluntaria que se manifiestan en uno o varios grupos musculares o bien de forma generalizada en todo el cuerpo.

Son frecuentes en los trastornos epilépticos y estas convulsiones son llamadas “las convulsiones de gran mal” y van asociadas a otros síntomas como apneas, dificultad para respirar; pérdida de conciencia, desorientación muscular generalizada. Se producen convulsiones sobre todo en las extremidades. Con las convulsiones un problema que se encuentra es que la persona puede morderse la lengua y se pueden producir caídas provocando daños cerebrales.

A parte de la epilepsia, en trastornos histéricos también se dan convulsiones de origen no orgánico y se llaman convulsiones psicógenos. Las cuales son formas de llamar la atención propias de los trastornos histéricos.


Tics:


Son movimientos repentinos, rápidos y espasmódicos, que se manifiestan de forma involuntaria, aislada, inesperada, frecuentes, sin propósito y a intervalos irregulares y afectan a un pequeño grupo de músculos.

Se pueden localizar en una o más partes del cuerpo y raramente afectan a los músculos inferiores a los hombros.

Los tics más frecuentes consisten en guiños de ojos, estiramientos del cuello, movimientos de la cabeza hacia un lado, ruidos con la nariz, fruncimiento de las cejas, torsión de las comisuras de los labios y parpadeos.

Suelen ser sintomáticos de la existencia de cuadros de ansiedad y, por ello se agravan con la tensión emocional, se atenúan con la distracción y desaparecen durante el sueño.

Pueden ser de origen psicógeno asociados a la ansiedad, aunque también pueden haber Tics asociados a origen orgánico, como los provocados por: La Corea o enfermedad de Huntington y por el Síndrome de Gilles de la Tourett.
­
- La corea o enfermedad de Huntington:
Es un trastorno motor de origen orgánico que se caracteriza por la aparición de movimientos irregulares e intensos, con rigidez muscular, dificultad para mantener el equilibrio al caminar, chasquidos de labios y lengua, temblores involuntarios de brazos, piernas y Ticas.

­- Síndrome de Gilles de la Tourette:
Consiste en manifestaciones de Tics múltiples en la cara, cuello y ojos, acompañados de ruidos extraños nasales o vocales. Además, se dan expresiones verbales incontenibles como la coprolalia (tendencia a emitir palabras sucias y malsonantes) o la ecolalia (repetición involuntaria y casi automática de las últimas palabras oídas del interlocutor).


Espasmos:


Son contracciones musculares involuntarias, exageradas y persistentes. Existen tres tipos de espasmos:

­1) Espasmos profesionales: se asocian a determinadas profesiones debido a la tensión de los músculos corporales. Se tensan demasiado los músculos de una zona del cuerpo, dando lugar a espasmos. La forma más típica es el llamado calambre del escribiente.
­
2) Espasmos saltatorios de Bamberger: surgen en forma de accesos súbitos, localizados en los músculos de las piernas y que obligan al individuo a saltar y agitarse.

­3) Espasmos salutatorios de Salaam: consisten en contracciones musculares, localizadas en los músculos del cuello, que obligan al individuo a flexionar y extender repetidamente el cuello, recordando el gesto del saludo. Se observa en epilepsias y en lesiones hipotalámicas.

Catatonía:


Síndrome esquizofrénico que presenta una fuerte afectación psicomotriz con rigidez muscular, catalepsia y estupor mental, algunas veces acompañado de una gran excitación o de un decaimiento físico. En ocasiones puede presentarse acompañado de fenómenos paracinéticos.

Es un síndrome psicomotor que puede incluir diversos síntomas como la catalepsia, la rigidez muscular, el negativismo, el estupor, el mutismo, las estereotipias y los ecosíntomas:

­La catalepsia: es una actitud inmóvil, si tocamos los músculos de la persona está rígidos e incluso puede ocurrir que coloquemos a la persona en una postura extraña, en una postura antigravitatoria, y que se quede así durante largos periodos de tiempo, sin intentar cambiar se posición.
La catalepsia se manifiesta en una variedad que es la flexibilidad cérea, donde la persona presenta una resistencia pasiva a que se le flexionen las articulaciones.

­Negativismo: actitud de oposición ante cualquier movimiento que se le ordena al individuo. El negativismo pasivo es una actitud sistemática de oposición, mientras que el negativismo activo consiste en hacer precisamente lo contrario cuando se le intenta obligar a que realice alguna acción.

­Estupor: (vista anteriormente). Inhibición motora, indiferencia al medio, mutismo,...

­Estereotipias: repetición continuada e innecesaria de movimientos concretos. Son movimientos que no tienen ningún objetivo, no tienen funcionalidad. Por ejemplo: girar las muñecas.

­Ecosíntomas u obediencia automática: repetición automática de los movimientos (ecopraxias), las palabras (ecolalia) o los gestos (ecomimia) producido por el interlocutor
Son manifestaciones típicas de la catatonía que aparecen en la esquizofrenia, en los trastornos de origen neurológico,...
Los pacientes catatónicos a menudo salen súbitamente de estado de estupor (inmoviliad motora) para entrar en un estado de agitación, llamado raptus, durante el cual se puede producir lo que se llama una tempestad de movimientos, como correr ciegamente, huir, gritar, golpear contra puertas o paredes o atacar a las personas de alrededor.

Estereotipias:

Se consideran que son síntomas generados por el internamiento prolongado.

Movimientos estereotipados, sin finalidad concreta y se manifiestan en la expresión facial y en otras partes del cuerpo. Son más complejas que los Tic. Por ejemplo, la persona da palmadas, se frota las piernas, aletea con los brazos,...

Manierismos:

Es una forma de estereotipia donde también se repiten movimientos de forma monótona pero la repetición de los movimientos serian complejos.

Movimientos parásitos que aumentan la expresividad de los gestos y la mímica. Por ejemplo, una persona con la expresión exagerada de sonrisa, una sonrisa extraña. Se observa en la esquizofrenia, en cuadros psicóticos,..

Discinesias:

Movimientos involuntarios de la lengua, boca y cara (chupadas, fruncimiento de labios y muecas masticatorias). Son comunes en la primera fases de los tratamientos con antipsicóticos, en muchas ocasiones son síntomas secundarios de estos fármacos.

Apraxias:

Son dificultades que tiene la persona para llevar a cabo movimientos propositivos, realizar actividades que requieren coordinación de movimientos. Por ejemplo, vestirse, no pueden vestirse ellos solos porque no pueden coordinar los movimientos.

Se llaman apraxias evolutivas cuando se observa en niños cuando deben empezar a coordinar movimientos y tienen dificultad para hacerlo. Puede ser debido a que todavía o han desarrollado lo suficiente y no tienen una buena representación espacio – corporal. Como son evolutivas suelen remitir con el tiempo.
En adultos son debidos a daños cerebrales que afectan a la coordinación.


 
 
 
 
 
 
Publicado por:
es
 
 

none
Terapia Online
none
Terapia
none

Colaboradores
none
Neurofit
none
Colaboradores
none
none