Publicado en apoyo psicológico por: Gemma Asarbai el 02-08-2014 archivado en Filias

 
 
Captotrofilia

 


La Captotrofilia se define como la obsesión compulsiva a mirarse a los espejos o reflejos.

Cuando la conducta de mirarse al espejo es moderada no es malo; el problema aparece cuando esa conducta se convierte en adicción y genera que el sujeto esté pendiente constantemente de su reflejo, tanto en espejos, como en cualquier tipo de superficie reflectora.

Las personas que padecen esta filia se miran en el espejo, en el retrovisor del coche, en las vitrinas de las tiendas, en la pantalla del móvil e incluso en el reflejo de su sombra en el suelo. El objetivo último de esta conducta es la búsqueda inconsciente de defectos en su imagen.

El comportamiento puede ser migratorio, es decir, un día la atención se centra en una parte concreta del cuerpo o también una zona en particular del mismo es el motivo de la obsesión. Todo ello genera que la cirugía estética se convierta en un peligroso aliado, puesto que una vez hecho el primer retoque se querrán aumentar las visitas al cirujano deseando la perfección.

Aunque se cree que es una conducta propia de las mujeres, los hombres también son vulnerables a esta adicción, cosa poco extraña en la actualidad, donde la metrosexualidad se ha convertido en parte de la cotidianidad masculina.

Lo aconsejable ante esta situación es acudir a un psicólogo antes que a un cirujano plástico, puesto que, en la mayoría de los casos los complejos son producto de nuestra imaginación. Con terapia, la adicción se supera y el espejo dejará de ser tan importante.

A continuación, exponemos un reportaje de gran relevancia sobre la Captotrofilia publicado en el periódico ABC por la periodista María Nieves Mira Nuñez, el día uno de Agosto de 2014.

Haz Click aquí para leerlo

 
 
 
 
 
 
Publicado por:
es
 
 

none
Terapia Online
none
Terapia
none

Colaboradores
none
Neurofit
none
Colaboradores
none
none