Publicado en apoyo psicológico por: Gemma Asarbai el 02-01-2014 archivado en Definiciones y Conceptos

 
 
Feliz Año Nuevo

 


A lo largo de nuestra vida recapacitamos sobre aspectos que deberíamos cambiar, pero, es en estas fechas cuando más se acentúan y nos planteamos cómo ha ido el año, llegando siempre a la conclusión de que podíamos haber cambiado algunas cosas, haber reaccionado de diferente manera frente a determinadas adversidades...Pero, la cuestión, es que el 31 de Diciembre, siempre hacemos mención a los propósitos para el Año Nuevo (dejar de fumar, hacer más deporte, tener un hijo, comprarnos una casa...).

Sin embargo, lo realmente importante no sólo son los buenos propósitos que nos planteemos, si no el estar motivado para cumplirlos; para ello, hace falta tener un cambio de actitud y, sobre todo, de pensamiento.

Un Año Nuevo, puede convertirse en la mejor oportunidad para cambiar, transformarse en mejores personas y vivir la vida de forma más positiva.

Por ello, ¡Qué mejor momentos para dar algunos consejos para comenzar el año con buen pie!:

- Elaborar una breve lista con aspectos que se desean cambiar. La lista debe ser breve, puesto que no se debe saturar, ya que puede llegar a provocar ansiedad o verse incapaz de realizarlos.
Además, asegúrese de que el cambio es algo que realmente quiere, no sólo algo que cree que debe hacer. La modificación de los hábitos es un trabajo duro, si no va acompañado de algo que realmente quiere, se puede llegar a convertir en un fracaso

- Fijarse unos objetivos. Deben ser específicos, realistas y factibles, ya que si son difíciles de realizar lo más seguro es que nos desmotivemos y no logremos alcanzar la meta. Además se tienen que comenzar por los objetivos más fáciles y, una vez superados, enfrentarse a los más complejos, ya que si comenzamos por los difíciles, hay más probabilidad de abandonar.

- Debe tener una actitud positiva frente a la vida y olvidar expresiones del tipo: "No puedo", "No soy capaz", "Esto me supera"...y reemplazarlas por: "Puede que sea dificil, pero lo conseguiré", "Yo soy capaz de realizarlo"...Siempre teniendo en cuenta nuestras propias limitaciones y, sobre todo lo que hemos comentado con anterioridad, plantearnos objetivos realistas.

- Es aconsejable que se tenga tolerancia al fracaso, ya que, en ocasiones, el objetivo planteado puede no cumplirse. Esto no nos tiene que frustrar, puesto que lo debemos valorar como una forma de aprendizaje y, posiblemente, sea necesario cambiar de estrategia para conseguirlo.




Desde Apoyo Psicológico les deseamos un final feliz de las Fiestas y un año 2014 lleno de alegria, esperanza, salud...y un sinfín de bendiciones.

 
 
 
 
 
 
Publicado por:
es
 
 

none
Terapia Online
none
Terapia
none

Colaboradores
none
Neurofit
none
Colaboradores
none
none