Publicado en apoyo psicológico por: Gemma Asarbai el 25-06-2012 archivado en Fobias

 
 
Ligofobia

 


Se define como un persistente, anormal e injustificado miedo a la oscuridad.

También se conoce como acluofobia, escotofobia, mictofobia o nictofobia.

Es un temor que aparece frente a determinadas situaciones a las que nos enfrentamos, en este caso, las zonas o sitios oscuros.

El miedo a la oscuridad es muy común, sobre todo en niños y es incrementado por la imaginación.

El miedo a la oscuridad no es el miedo a la ausencia de luz, sino a los peligros posibles o imaginarios que la oscuridad oculta.

El miedo a la oscuridad tiene 4 componentes según Mooney, Grazimano y Katz, 1985:

- Daño físico: Miedo a la muerte y las heridas.

- Seres fantásticos: A las criaturas propias de la fantasía infantil, como fantasmas.

- Características sensoriales: Sombras y ruidos, como ulular del viento o ruidos sin determinar.

- Ansiedad por separación: Preocupaciones por la presencia o no de los padres.

La fobia a la oscuridad es un patrón de respuestas de la siguiente índole:

- Emocionales negativas: Miedo o temor.

- Psicológicas: Sudoración de manos, taquicardia, dificultades respiratorias, etc.

- Motoras: taparse la cabeza, apretar los párpados, encender la luz, etc.

- Cognitivas: Oír golpes inquietantes, ver sombras inquietantes, etc.

Se puede convertir en perjudicial para nuestra vida cuando nos limita para hacer aquello que deseamos y puede ser derivado de un trauma pasado. Si esto ocurre, sería recomendable acudir a ayuda profesional que ayude a subsanar el problema.



 
 
 
 
 
 
Publicado por:
es
 
 

none
Terapia Online
none
Terapia
none

Colaboradores
none
Neurofit
none
Colaboradores
none
none