Publicado en apoyo psicológico por: Gemma Asarbai el 22-06-2012 archivado en Fobias

 
 
Ligirofobia

 


Se denomina Ligirofobia al miedo irracional a ruidos fuertes, agudos y normalmente repentinos, como los de las explosiones.

Las personas que sufren esta fobia no pueden soportar el estallido de un globo, de petardos, cohetes, etc.

Cuando una persona que padece ligirofobia se enfrenta a cualquier tipo de explosión, su cerebro ordena la producción de adrenalina que ayudará en el desplazamiento motor para la huida y segrega cortisol, la hormona del estrés.

A su vez, se producen cambios fisiológicos, tales como, el bloqueo de toda actividad no esencial, incremento del metabolismo celular y la actividad cerebral, aumento de la presión arterial o aumento de la glucosa en sangre.

El corazón bombea sangre a gran velocidad para transportar hormonas como la adrenalina a las células y fluye hacia los músculos necesarios para la huída. Se agrandan los ojos para mejorar la visión y se dilatan las pupilas.

Existe diferente intensidad en la fobia y, dependiendo de ella, las personas que presentan una mayor intensidad ni siquiera pueden estar en presencia de globos hinchados por temor a que exploten.

A pesar de que es una fobia frecuente, no es muy conocida puesto que quien la padece puede hacer una vida normal, aunque esté permanentemente huyendo de situaciones que le pueden provocar pánico.

Esa facilidad para sortear globos y petardos hace que, generalmente, no traten de curarse y vivan acostumbrados a su fobia.

Las personas que sufren esta fobia, temen y sienten nerviosismo, en numerosas ocasiones, al ser invitados a alguna reunión social, ya que la mayoría de las veces en estas hay globos y petardos, ellos sienten que en cualquier momento pueden estallarles.

La llegada de la Navidad y los días previos a estas fechas, supone para todas las personas afectadas por ligirofobia un auténtico martirio, puesto que Las fiestas representan para ellos una amenaza, manifestando miedo y angustia.

Simples o complejas explosiones provocan una gran tensión y estado de ansiedad a quienes padecen de ésta fobia.

Muchos ligirofobicos catalogan estas ocasiones como una tortura constante.

Hay diversas técnicas que pueden paliar y eliminar la ligirofobia y el resto de las conductas fóbicas, pero si una fobia limita la vida de una persona lo mejor que puede hacer es buscar la ayuda profesional de un psicólogo.

Para estos casos, lo que resulta más efectivo son los tratamiento cognitivos, ya que están basados en el pensamiento, que al ser el causante de la fobia, también puede solucionarla. Si la fobia es persistente, es aconsejable la ayuda de un profesional, que mediante terapia indicará los pasos a seguir.

 
 
 
 
 
 
Publicado por:
es
 
 

none
Terapia Online
none
Terapia
none

Colaboradores
none
Neurofit
none
Colaboradores
none
none