Publicado en apoyo psicológico por: Gemma Asarbai el 06-06-2012 archivado en Fobias

 
 
Hemofobia

 


Se denomina Hemofobia al miedo o fobia a la sangre. También se conoce como hemafobia o hematofobia.

Etimológicamente Hemofobia deriva del griego “haima” (sangre) y “phobos" (miedo).

Las personas que padecen esta fobia suelen evitar las agujas u objetos punzocortantes (cuchillos, navajas, agujas, alfileres, jeringas...). Además de tener fobia a la sangre propia, también les aterroriza ver sangre ajena, tanto de personas, como de animales. El estimulo amenazante puede ser real, imaginado o, incluso ficticio (peliculas, revistas...).

Esta fobia puede estar relacionada con la belenofobia, que es el miedo a los objetos cortantes.

Al ver sangre o heridas puede bajarles la presión arterial, lo que puede conllevar mareos e incluso desmayos. Esto puede agudizar la situación, puesto que puede llevarlos a desarrollar una nueva fobia al miedo a desmayarse.

La hematofobia, al igual que la mayoría de las fobias, tiene tratamiento psicológico y consiste en ir exponiéndose, poco a poco y de forma gradual a la situación o el objeto temido.

Se pueden realizar jerarquías de las situaciones que más ansiedad generan, es decir, se debe elaborar una una lista con todas las situaciones que dan ansiedad, con todo lujo de detalles y luego ordenar esas situaciones desde lo que menos ansiedad produce a lo que más. Se comienza con lo que produzca nada de ansiedad y se deben exponer a ello, permanecer en la situación sin huir de ella, hasta que pase y luego poco a poco hay que ir enfrentándose a más situaciones a medida que se superen.


 
 
 
 
 
 
Publicado por:
es
 
 

none
Terapia Online
none
Terapia
none

Colaboradores
none
Neurofit
none
Colaboradores
none
none