Publicado en apoyo psicológico por: Gemma Asarbai el 10-05-2012 archivado en Definiciones y Conceptos

 
 
Adicción al Trabajo

 


Ser trabajador es una virtud y más hoy en día en la que el poder disfrutar de un trabajo se considera un lujo, pero, no se debe abusar de ello, ya que serlo en exceso y tener un elevado compromiso con el puesto de trabajo o la empresa, puede dar lugar a la adicción al trabajo que implica un riesgo psicosocial.

Para las personas adictas al trabajo el valor del mismo es superior a las relaciones con compañeros, amigos y familiares.

A diferencia de otras adicciones, se alaba y recompensa por trabajar en exceso.

La sintomatología se produce en todos los niveles:

En nivel fisiológico, se presenta estrés, cansancio crónico, trastornos sexuales, insomnio y trastornos psicosomáticos, como las molestias gastrointestinales o la hipertensión arterial.

En el nivel cognitivo-emocional, puede manifestarse con ansiedad, irritabilidad, depresión; sensación de vacío emocional; necesidad creciente de trabajar cada vez más, tanto en tiempo como en cantidad; infravaloración de otros tipos de actividad distintos a la laboral, por las que hay además un creciente desinterés y pánico a la jubilación o pérdida de empleo, e incluso a los períodos vacacionales, que al adicto al trabajo le parecen excesivos y no sabe "cómo llenar".

A nivel comportamental, la adicción al trabajo se refleja en la disminución del rendimiento laboral, debido al cansancio, tanto físico, como emocional; alejamiento de la familia y las amistades y desarrollo de otras conductas adictivas, ya sea al alcohol, el sexo, el consumo, fármacos y otras drogas.

Existen muchos factores desencadenantes o de riesgo para dicha adicción, tales como:


- Presiones económicas y/o familiares.

- Temor a perder el trabajo.

- Competitividad en el mercado laboral.

- Necesidad de conseguir el éxito y el puesto deseado.

- Incapacidad para negarse ante un jefe sobre peticiones.

- Temor a jefes prepotentes, exigentes y que amenazan constantemente al trabajador con perder su empleo.

- Falta de organización, que conlleva acumulación y sobresaturación del trabajo.

- Ambiente familiar problemático.

- Ambición excesiva por el poder, el dinero y el prestigio.

- Incapacidad para establecer prioridades.

- Falta de afectos personales que se suplen con el trabajo.

- Educación familiar.

- Presión de la sociedad, familia y/o pareja.

La adicción al trabajo genera consecuencias negativas en la vida familiar, ya que conduce al aislamiento, al divorcio y a la destrucción de la convivencia familiar.

El papel de la Psicología en el tratamiento de la adicción al trabajo es esencial, puesto que desde esta disciplina puede darse una respuesta eficaz para la solución de este problema.

El tratamiento psicológico más eficaz para abordar este problema es la terapia cognitiva-conductual.

Se pretende ayudar al paciente a aumentar su autocontrol en su trabajo. Al mismo tiempo, le enseña a llenar los tiempos fuera de su profesión permitiéndole disfrutar de los mismos.

Además se entrena al paciente en aquellos déficits que pueden aparecer en el origen del problema.

En otros casos, los estilos de pensamiento inadecuados pueden subyacer al origen del problema.

Este tipo de pacientes requerirá un entrenamiento en técnicas cognitivas que le enseñará a tener patrones de pensamiento más adaptativos, así como en técnicas condutales dirigidas a reducir su nivel de autoexigencia.

 
 
 
 
 
 
Publicado por:
es
 
 

none
Terapia Online
none
Terapia
none

Colaboradores
none
Neurofit
none
Colaboradores
none
none