Publicado en apoyo psicológico por: Gemma Asarbai el 04-04-2012 archivado en Definiciones y Conceptos

 
 
¿Qué es la Apatía?

 


La apatía es la falta de emoción, motivación o entusiasmo. Es un término acuñado por la psicología para nombrar a un estado de indiferencia, en el que la persona no responde a aspectos de la vida emocional, social o física.

Es un trastorno de la afectividad que se caracteriza por la impasibilidad de ánimo, estado de indiferencia frente a las personas, el medio o los acontecimientos. Trae consigo una alteración en la capacidad de expresión afectiva por parte del individuo frente a toda una serie de estímulos externos e internos.

Para evitar la apatía, tenemos que implicarnos siempre en una actitud activa propia, proactiva, incluso, en la que esté la motivación y la acción presente.

Siempre se debe tener en cuenta que para llegar a un cambio, lo más importante es la motivación, ya que, si no estamos motivamos para cambiar ciertos aspectos de nuestra vida, dificilmente se puede llegar a la acción.

Se debe diferenciar la apatía de la depresión, puesto que, aunque la depresión puede causar apatía, no todos los depresivos son apáticos ni todos los apáticos padecen depresión.

Criterios clínicos propios

Pérdida de motivación relativa a un nivel funcional previo o al estándar funcional según edad y cultura:

1) Disminución de la conducta dirigida a un fin con alguno de los siguientes síntomas:

- Reducción de productividad, de esfuerzo y de tiempo invertido en actividades de interés.

- Ausencia de iniciativa o perseverancia.

- Alteraciones conductuales o dependencia ante actividades.

- Disminución de la socialización y el ocio.

2) Baja de la acción cognitiva hacia un fin

- Falta de interés general, de aprender nuevos conocimientos y vivir nuevas experiencias.

- Desinterés por uno mismo y de inconvenientes funcionales o de salud.

- Escasa importancia adjudicada a la socialización, recreación, productividad, iniciativa, perseverancia y curiosidad.

3) Decrecimiento de la respuesta emocional asociada a la conductual:

- Desgaste de la respuesta emocional ante eventos positivos o negativos.

- Afecto inapropiado.
- Abandono de respuestas intensas.


Posibles causas del síndrome apático:

- Presentar algún tipo de demencia.

- Presentar esquizofrenia o depresión postpsicótica.

- Tener algún tipo de patología en el lóbulo frontal.

- Haber padecido un infarto frontoparietal derecho o un infarto de áreas motoras suplementarias.

- Estar en abstinencia de cocaína /anfetaminas.

- Padecer o haber padecido enfermedad de Parkinson.

- Inducción por antipsicóticos.

- Perdida de estimulación ambiental.

- Déficit sensorial que implica limitaciones motoras.

- Hipertiroidismo “apático”.

- Posible hiperactividad de serotonina.



 
 
 
 
 
 
Publicado por:
es
 
 

none
Terapia Online
none
Terapia
none

Colaboradores
none
Neurofit
none
Colaboradores
none
none